Mi madre es gilipollas

Supongo que a algunos les extrañará la afirmación que está en el título de esta entrada, pero tomando en cuenta los recientes acontecimientos no me queda otra cosa que pensar.

Hace algunos días me comentó que su pareja había sido infiel, que había sido con una mujer de 25 años (la mitad de la edad de mi madre), que duró un par de meses, que terminó (según dijo él) en noviembre y que ahora trataban de intentarlo de nuevo, que habló con ella (¿qué? ¡pero si el infiel es él ¿para qué ella?!)... yo no la entendí, menos aún que me diga que ella tuvo la culpa "por dedicarse a jugar en vez de estar con él" 

¿Perdón? ¿por jugar? ¡por la cresta! él puede jugar fútbol los fines de semana, irse con los amigos luego, pasar corriendo por ahí... pero si ella se pasa una hora jugando con el portátil ¿la culpa es de ella? insisto en el título de mi entrada: mi madre es gilipollas.

Ayer llamé para saber como estaba, su tono era raro y al insistir me dice que descubrió que su pareja seguía viéndose con la tipa esa, que había cambiado la cerradura de la casa, que ya no lo quería viviendo allí (¡por fin!). Al rato después escuché como golpeaban a la puerta, era él, mi madre permaneció en su sitio, sin abrir, la escuchaba con miedo y, después, escuché como gritaba que si no se iba llamaría a la policía. En ese momento sonreí, por fin mi madre salía de ese tipo de relaciones (me temo que ha tenido unas cuantas).

Le dije que sería bueno hacer una constancia, en especial porque el tipo se llevó el auto, que estuviera tranquila, que llamara a alguien para tener compañía (nos separan mas de mil kilómetros) y quedé en llamarla hoy.

La he llamado hace algunos minutos, me dice que no hizo la constancia, que habló con él... que sigue con él.

Insisto: mi madre es gilipollas.

Novedades

Ha pasado mucho en este tiempo sin escribir, así que es tiempo de ponerme al día con las noticias.


  1. ¡Llegó mi novia! (leerse con tono propio de quien salta en un pie), eso fue en septiembre y en este tiempo hemos estado viendo cosas varias, además de tratar de arreglar los problemas típicos de la inmigración. Pero bueno, ¿qué más puedo decir? estoy feliz.
  2. Estoy asistiendo a un taller hace un par de meses ya, es duro, es recordar, enfrentar, comentar sobre cosas dolorosas, de esas que una prefiere barrer balo la alfombra y no volver a acordarse de ellas. Pero claro, las cosas se acumulan y en cuanto nos damos cuenta vemos que hay una verdadera montaña bajo esa alfombra y que apenas podemos tenernos de pie sobre ella. Simplemente no se puede vivir con tantas cosas bajo la alfombra.
  3. Me han despedido... esto es agridulce, por una parte veo el fin de tantas úlceras y problemas con el estrés y por otra... detesto no poder estar ahí cuando por fin termine el proyecto, eran dos años en él y a ratos lo echo de menos. Pero agradezco este tiempo, me sirve para dormir, para regalonear, para volver a mis controles médicos. Me sirve para coger fuerzas y también para pensar.
  4. ¡Por fin me hice el tatuaje que quería hace años! me quedé sin excusas para eso, así que... ahora algo adorna mi espalda. Por cierto ¿alguien sabe como sacar manchas de tinta y sangre de la ropa?
Ahora toca seguir jugando y perdiendo el tiempo, creo que me lo gané.

Cosas

Este blog cuenta con una versión para móviles (es que estaba muy aburrida)
contador de visitas contador de visitas

Premios