Trabajo, trasnoches y estrés

Me dejaron cargo de EL proyecto problema de la empresa, uno que no se ha logrado sacar en un año y, que debido a lo mismo, causó el despido del anterior "jefe de proyectos" (JP). Pues bien, en éstas últimas dos semanas he tenido que vérmelas con el cliente, con los programadores y me di cuenta del motivo de tanta demora: nadie sabe lo que se debe hacer.

Suena (y es) grave a éstas alturas del partido, mañana debemos entregar un prototipo para control de calidad y... ¿en serio no saben? pues no, el anterior JP se encargó de que ésto no tuviera ni patas ni cabeza, que fuera un lío terrible. Lo llamé la semana pasada, y pregunté una y otra vez, hasta que, luego de 4 horas, supe que se quería hacer con el programa y vi que todo lo que se había hecho no servía para nada. Así que vuelta a hacer y contra el tiempo, mientras que el jefe de programadores se tomó vacaciones (sin decirle nada a nadie) y mi administrador de base de datos no tiene tiempo ni para ir al baño. En fin, todo un lío.

Como si ésto fuese poco, me quedo sin internet y la necesidad de enviar cosas constántemente me obliga a pasar la noche en la oficina (por lo menos me pagan eso como horas extra), claro, al día siguiente apenas podía poner un pie sobre otro, mi azúcar estaba en el suelo y el sueño provocaba que diera cabezadas hasta de pie.

Y mientras tanto trato de que el programador termine, que el administrador explique, el jefe de programadores se ponga serio y persigo (vía telefónica) al encargado de reportes por las costas de Chile, empiezo a pensar en que debería mandarlo todo a la mierda y perderme a mi vez. En fin... mañana es la gran pelea con el cliente, supongo que si salgo de eso (manteniendo el proyecto) ya no me entrarán balas.

Si no está en Google...

Anoche el insomnio vino a hacerme compañía y, claro, buscando que hacer con él me he puesto a revisar blogs (deben escribir más, miren que no alcanza para mis noches de insomnio, jooo), ver series y, por último, cantar. Quienes me han visto en persona saben que suelo estar tarareando lo que sea según mi estado de ánimo, que a ratos mis dedos se mueven por si mismos, como si estuvieran sobre un piano, que distingo más las voces que las caras, que... en resumen, el sonido y la música en sí significan mucho para mí.

Pues bien, como decía estaba cantando cuando se me ha olvidado como sigue la canción en cuestión, traté de acordarme y, al no conseguirlo, me dije "vale, lo busco en Google" y entonces... 

¡No estaba! o.o

Ni el video, ni la letra, ni un mp3 perdido por ahí, entonces me di cuenta... "Sé algo que el Google no".

Todo ésto me lleva a pensar en la frase de "si no está en Google no existe", ¿qué de cierto hay en esa frase? ¿será que nos confiamos demasiado en la información fácil, en el dato oportuno...? o puede que estemos trivializando la información, ¿qué sacamos con aprender algo si la encontramos en un tecleo y un click? En fin, me pongo a pensar en lo que hace la tecnología, en sus falencias, en todo lo que le falta a esta gran fuente de información que es internet y me pregunto que tanto habremos perdido de esa información... y sólo por no estar en Google.

Cosas

Este blog cuenta con una versión para móviles (es que estaba muy aburrida)
contador de visitas contador de visitas

Premios