El que sabe... sabe y el que no es jefe

Cumpliré un mes en mi nuevo trabajo (lo que significa que me pagarán pronto ¿qué? es importante :P ) y no dejo de sorprenderme por cosas varias de L. No se trata de su genio, o de su increíble capacidad para explicarse como libro cerrado (la tiene, nunca dudaré de su habilidad para hablar mucho y comunicar tan poco) sino de la evidente falta de conocimiento en cuanto a bases de datos se refiere.

Nos pasamos las últimas dos semanas en un curso de protocolos Sybase, se trataba de programar según los requerimientos de un cliente en particular, pues bien, no dejó una clase sin preguntar si podía hacerlo a su modo, con otro administrador, por sentencias directas (cuando especificaron que no), interrumpiendo la clase con preguntas de SQL básico y provocando los suspiros (del tipo "eres un imbécil") del pobrecito profesor.

Hoy me ha sorprendido nuevamente al pedirme que haga una comparación entre datos numéricos y de carácteres. Claro, eso es tan fácil como comparar peras con churros (las manzanas se me hacen cortas) y, viendo el modelo de datos, me he encontrado con errores varios, de comparaciones imposibles que ahora me toca corregir @X .

Por supuesto, a pesar de que los errores están en su modelo, me responsabiliza a mí y pretende que la pantalla esté mañana, cuando aún me queda corregir gran parte de sus metidas de pata. Bien se dice que "el que sabe, sabe... y el que no es jefe".

(Por cierto, me van quedando pocos días para cumplir los 30. Mi madre ha retirado su amenaza de visita :D, quiero ver si mi padre hace otro tanto)

Intentos de suicidio y cárcel

Hace un rato hablé con mi hermana, ha pasado tiempo desde que lo hacía, creo que desde que elegí dejar de hablar con Maggie (en mayo), harta ya de sus quejas, de sus "quiero morir", de los problemas que daba a todo el mundo, de la carga que sentíamos todo (en especial mis hermanos, que por algo estoy aquí y a ellos les toca aguantar).

Me dice que Maggie suma un nuevo intento de suicidio (¿Cuántos van ya? ¿4?), que el jueves cayó por eso en el hospital y que aún está ahí, que no la han ido a ver, que ellos, tanto Miguel como Daya, ya se hartaron y que pasan de ella. Mejor así, mis hermanos no pueden estar pendiente de su madre todo el tiempo, ella está lo bastante grande como para dejar de hacer estupideces a cada rato.

Y si, a todos nos duele tener que alejarnos, el dejarla sola, el no poder llegar a ella en forma alguna... pero es que aquí el niño cuida al adulto, la adolescente se hace responsable de la casa y los adultos... los adultos tratan de matarse o se largan a beber por ahí.

Por otra parte, mi tío regresó a la cárcel de Chiloé, una mucho más tranquila que las de Santiago; lo que tranquiliza mucho a mi abuela. Cototo lo va a ver y... las cosas de a poco recuperan la calma.

¿Cuándo será el día en que ese par no dé problemas? no lo sé, pero al menos algunos ya hemos aprendido a pasar de ellos.

Días de trabajo

Ya sé que he estado perdida, tengo una justificación ¡tengo trabajo nuevo! (wiiiiiiiiii) así que pido comprensión a tanto silencio. Me he pasado en cursos, peleas con Java y ahora diseños en Sybase, no es muy agradable pero bueno, es todo un cambio estar así de nuevo.

Curiosamente mi nuevo jefe también se llama Renato, no sé si será que me siguen o que, es un hombre de unos 40 y todos o 50 y pocos años, de barba canosa, calvo y cojo (él dice que es su "paso sabrosón"), suele tomarle el pelo a quien se deje y siempre está embromando. De ahí están Ivonne (quien cada lunes espera conectada por su novio, quien está en Cuba por un curso), Daniela (que suele estar pendiente del teléfono y las aventuras de su hermana), Tiago (que ahora tiene vacaciones porque fue padre), Luis (jefe directo y objeto de mis miradas del tipo "¿en serio sabes hacer esto?") y otros que se me escapan. Ah si, también está por ahí el pulgoso, quien me suele acompañar a casa luego de estar en la oficina todo el día.

Por supuesto, tanto tiempo de inactividad me ha pasado la cuenta, llegó agotada a casa y lo único que quiero es dormir apenas llego, mi plan para el fin de semana es hibernar, téngalo por seguro. Ah si, también pasé ya por el hospital, nada grave, sólo la muela del juicio que decidió romperse el martes. Pero bueno, ya sin muela, con la alergia y demás, se van pasando los días. Ains, yo quiero que llegue el fin de semana ya.

Cosas

Este blog cuenta con una versión para móviles (es que estaba muy aburrida)
contador de visitas contador de visitas

Premios