Fuera de aquí

La paciencia se acaba en algún momento, estar desde octubre manteniendo a dos personas tenía que provocar alguna reacción, ver que llegan las llamadas, los trabajos sin realizar, los reclamos, las deudas, etc y ver que no se tiene ni una ayuda es molesto.

El aguante tiene un límite y se ha visto sobrepasado con creces, que luego trajese a la perra, a los hijos, que sacara las cosas de la casa... la verdad es que no ayudó para nada.

Tampoco ayudó que quisiera engañar a su propia madre cuando ella quería ayudarlo, que no se quite de encima la manía del engaño, de buscar el mayor provecho económico sin importar a quien pase a llevar.

No... ésto no da para más. Fuera de aquí.

Glucómetro

Al tener problemas de insulina/glucosa, suelo tener el glucómetro a mano siempre, bueno... eso hasta que mi glucómetro murió T_T (requiem para un glucómetro). En fin, el punto es que decidí comprarme uno nuevo y dejar de pelear con el otro.

Es así como conseguí el mismo que ven en la imagen, pues bien, pasó un día y otroo más y llegó mi madre a dar lata (o sea, como siempre, es su pasatiempo favorito). Me ve con el glucómetro, midiéndome la glucosa y empieza.
Madre: ¿Por qué te mides ahora?
Yo: Porque es control, tengo que
Madre: ¿Es qué no ves que las tiras cuestan caras?
Yo: ¿Qué pretendes? ¿qué compre algo para no usarlo? ¬¬ (habría que ser pendeja ¿no?)
Madre: ¡Es qué salen caras!
Yo: ¡Es qué lo necesito!

Tss, en fin, creo que mi madre no entenderá nunca lo que es "control", pero como ya se fue puedo hacer todo sin problemas. Eso si, ya no tengo dedo bueno T_T ¡Mis deditos!

Las mujeres deberíamos venir con manual

El título no es al azar, últimamente he rogado por uno, por una mujer en particular. ¡Es que a veces no hay como entenderla!

Ya sé, ya sé, puede que esté exagerando, pero en serio ¿cómo se trata a una mujer que es capaz de enfadarse contigo cada día? al principio pensaba que hacia algo mal, digo, no tiene porque enojarse por las puras. Así que preguntaba, trataba de entender, de evitar... pero al día siguiente, invariablemente metía la pata otra vez... y otra ¡y otra más!.

Me dije "vale, Aelo, cálmate, no le contestes mal, contrólate", pero eso la enojaba, me acusa de no tener sangre en las venas. "Ok, me dije, entonces mostrémonos enojadas cuando lo esté" lo hago y ¿adivinan? sí, otra vez se enojó.

Podría haber dicho mucho sobre los hombres, que eran ésto y que eran lo otro, pero por lo general sabía a que iba con ellos, las peleas eran puntuales, se pasaban al rato, una vez resuelto el problema... a ratos extraño tratar con esa mentalidad masculina, da un respiro, en serio que sí. Pero bueno ¿qué puedo decir? yo la elegí ¿no?

Ah si, con todo cariño para tí amor:



(Hmm, ya veo que se enoja también por ésto)

Cosas

Este blog cuenta con una versión para móviles (es que estaba muy aburrida)
contador de visitas contador de visitas

Premios