Una de cal... la otra de arena

He pasado días en silencio, apática, enferma, con ganas de mandar todo a la mierda, sintiéndome derrotada, tragándome las lágrimas... una situación a la que no estoy acostumbrada: sintiéndome vulnerable.

De a una, mis máscaras y defensas se han ido a pique, y si, ha dolido lo suyo, he pensado otras cosas, he revaluado otras tantas. 

¿Qué se hace cuando nada te sale bien? cuando el dinero y la salud faltan, cuando ves que los amigos te dan la espalda (si, lo digo por ti, bien lo sabes), cuando esas personas que han dicho "estaremos", ni siquiera se dan el tiempo para una llamada por teléfono y te sientes cada día más sola.

¿Cómo se enfrentan los días sin tener un objetivo claro? sintiéndote prisionera de tu propio cuerpo, queriendo dar gritos y no teniendo voz para ello.

Y ves mientras, como a tu hija le afecta todo ésto, los problemas en el colegio y te sientes de manos atadas.

Se empieza a ver hacia el lado, para ver quien te acompaña; abres los ojos para no perder detalle; caes al suelo y usas la mano que se te ofrece; tratas de mantenerte ocupada, no por dinero sino que por hacer algo. Renuncias a ser la fuerte y te apoyas en lo que encuentres. Buscas las formas de ganar dinero y te resulta por caminos insospechados.

(Sé que hay muchos que dejaron de verme conectada, lo siento, hago volantines de noche, los vendo en el día... hoy me he conectado porque llueve)

4 comentarios:

Arlequin fantasma. dijo...

Que decirte si llevo ya buen tiempo sin salir del mismo hoyo. Lo mejor que puedo ofrecer es mi compañía.
Suerte con todo.
Hasta otra,
Por el Arlequín Fantasma.

Mery dijo...

Les, me duelen dos cosas:

Verte así y no poder hacer nada para ayudarte, al menos ahora. Sé que eres una mujer fuerte, el ejemplo.... Pero, también sé que necesitas el apoyo de las personas en las que confías. No puedo hacer mucho, pero al menos puedes contar conmigo para escucharte o hacerte reír.... Sé que no soy tan fuerte, ni tan sabia, ni tan útil, pero al menos estaré aquí para tí.

Abrazos :)

Marcelo Munch dijo...

Lo que sí sé, es que basado en lo que me ha tocado vivir, el más sublime vuelo de un volantín es aquel que comienza cuando tienes la mesa vacía y pones el primer trozo de papel para imaginarlo terminado y ver cómo se vería volando.
¿Te das cuenta de el inmenso mineral de sueños que regalas con tus manos?

Eso, puede parecer tontera, pero la palabra "inmenso" me parece irremplazable.

Saludos grandes, con colores y semillas que esperon traspasen estas líneas virtuales.

Batichika dijo...

Hola. Estuve leyendo algunos de tus posts y son muy buenos, en especial este me hizo sentir que algo le falta a mi vida...
Saludos.

:)) w-) :-j :D ;) :p :_( :) :( :X =(( :-o :-/ :-* :| :-T :] x( o% b-( :-L @X =)) :-? :-h I-)

Publicar un comentario

Cosas

Este blog cuenta con una versión para móviles (es que estaba muy aburrida)
contador de visitas contador de visitas

Premios