Una semana después

Renuncié hace una semana, así que no puedo alegar en mi defensa "falta de tiempo" para no haber escrito. Alegaré, sin embargo, un cambio de actitud, un proceso de adaptación y largas siestas.

Tendría que haber dicho, en algún grupo de esos, algo como "Hola, soy Aelo y soy trabajólica", hecho de más demostrado por mis tendencias a trabajar el fin de semana (desde casa), el quedarme más de tiempo en la oficina y el haber perdido pareja por decir "no puedo salir esta noche, tengo una entrega y..." (claro, cualquiera se aburre).

Luego de una semana, no es que haya cambiado mucho, es cierto, llegó un punto en donde las palabras y códigos bailaban ante mis ojos sin un sentido aparente, en donde no quería nada, que simplemente no me daba y que sólo quería dar un grito para enviar a todo y todos a la mierda... pero lo extraño.

Aún despierto temprano, llevo a mi hija al colegio, aún me quedo frente al monitor pensando que "debería hacer algo", aún tengo la sensación de que debo pensar en el tiempo que me tomará llegar a la oficina o si tengo que cancelar algo por tener entrega. Es un proceso que me cuesta.

Es más sano tomarme, por unos días, las cosas con calma, descansar y ver luego el encontrar trabajo. Por suerte tengo arreglado el tema "cuentas" por un par de meses.

Cosas

Este blog cuenta con una versión para móviles (es que estaba muy aburrida)
contador de visitas contador de visitas

Premios