Noticias del terremoto

Por aquí estamos bien, preocupados por nuestros familiares en Concepción y el sur. Estoy sin energía eléctrica, ahora escribo en la oficina. Espero poder escribir algo "decentemente largo" apenas se retorne un poco a la normalidad.

Confusión

 

Con razón
¡Qué bajo!
Que weona Magie ¿cómo no se dio cuenta del farol?
Mira que venir con eso ¿cómo no es capaz de controlar sus celos?
¿Es qué no podía aceptarlo y ya?
¿No pudo ver que yo lo pasaba mal? que sentía que otra vez me habían abandonado
¡Es una egoísta!
¿Por qué mierda me dejé yo?
Lástima no estar allá... le daría la bofetada que se ganó
¿No se supone que las madres hacen que los hijos se sientan seguros, protegidos y queridos?
Creo que dejó el manual para padres en otro lado
¿Debo creérmelo?
¿Será cierto?
¡No seas estúpida! sabes que es capaz de eso

Tantas cosas en la cabeza, tantas emociones juntas... ninguna es capar de destacar sobre las otras y manifestarse. Sé que dentro de mí está el dolor, la rabia, la desilusión, la frustración... pero es tanto que no logro sentir nada con claridad. Ahora sólo reina la confusión.

¿Por qué tengo que ser yo la que cargue con sus inseguridades? ¿por qué debo ser víctima de sus miedos? ¡YO NO QUIERO ESTAR EN MEDIO! Me cansa estar escondida, aparentar, temer... es agotador temer, estar con pies de plomo: "no se vaya a enojar Gloria", "no vaya a sentirse herida Magie". Siempre ellas, siempre sus celos, siempre el sentirme chantajeada emocionalmente, pidiéndome que tome partido... ¡Estoy harta!

¿Qué se hace en estos casos? si Gloria fue capaz de hacerlo, de usarme a mí, si tan poco me valora... mal. Si Magie miente, si es capaz de llegar a extremos con tal de volverme contra Gloria... mal. Aquí la única perdedora segura soy yo.

Quiero la verdad y tengo miedo.
(No se preocupen, ni yo misma me entiendo)


Trabajo... condenado trabajo

 
Alguna vez rompí con una pareja por causa del trabajo. Está bien, me corrijo: me mandaron a la mierd... lejos cuando dije que no podría ir a "X" lugar por quedarme trabajando (por enésima vez). También es cierto que me he pasado noches en vela con tal de terminar un programa y que he ido a trabajar enferma en más de una ocasión.

Las cosas cambiaron entonces, no, no es que de la noche a la mañana no quiera trabajar, es simplemente que mi salud resentía tal horario, el estar pendiente de todo, el atender llamadas inoportunas el fin de semana o ponerme a programar un sábado a las dos de la madrugada por un requerimiento de Renato (a propósito, María Isabel, su esposa, alguna vez me acusó de quitarle el marido por todo el tiempo que hablaba conmigo: de trabajo :P)... me fue preciso descansar más.

Me costó lo suyo, no desesperar si suena el teléfono, no atender las llamadas a mi celular, bloquear del messenger a cualquier contacto de trabajo. Decirle a mi familia que si me llamaban del trabajo digan fuerte y claro: ella no quiere hablar contigo (porque no les pediría mentir ¿para qué?). Fue un largo aprendizaje.

¿A qué viene todo esto? pues simple, a que hablaba con mi pareja y le digo "¡cierto! hoy no trabajas w-) " (aquí ya estaba haciendo uno y mil planes) cuando me sale con: "esto... regresaré a las... es que mi jefa está enferma y hay que entregar cosas".  @X

¿Será esto karma? :-/

Cosas

Este blog cuenta con una versión para móviles (es que estaba muy aburrida)
contador de visitas contador de visitas

Premios