Auch



Luego de un fin de semana al sol con las elecciones y demás, pensé en volver a la rutina (y a la sombra) esta semana. El lunes desperté con una molestia en la espalda, no le di importancia, seguí en lo mío, me molestaba más la sed constante (consecuencia del domingo electoral) que eso. El martes, el dolor era constante, pensé en una y mil posibilidades, cambié de silla unas cuantas veces tratando de acomodar la espalda, tomé analgésicos y... al regresar, fue una verdadera tortura, llegué apenas y pidiendo ayuda.

Luego... una visita al SAPU, diagnosticaron lumbago agudo, me inyectaron, me dieron una receta y me enviaron a la cama con orden de no salir de ella, que me ponga un guatero en la espalda y me olvide de eso que se llama "trabajo".

Ya sé que a Renato no le hará ninguna gracia pero... si no me puedo levantar de aquí (estoy boca abajo tecleando en el portátil) ¿cómo le hago para ir a la oficina? no, mejor yo hago caso y me dejo ganar por los medicamentos y el sueño que producen.

(Se agradecen las visitas)

Cosas

Este blog cuenta con una versión para móviles (es que estaba muy aburrida)
contador de visitas contador de visitas

Premios