Titulación


¡¡¡¡Ya tengo mi título!!!!

Faltaban 5 minutos para las 6 cuando, al fin, llegamos a la Universidad Católica para la ceremonia de titulación; mi familia, como siempre, no entendió nunca eso de "estar 20 minutos antes y con las invitaciones en la mano", son incapaces de ir a ningún lado si no es a su manera: corriendo. El punto es que llegamos y tuve que ir a buscar mi asiento, mientras dejaba a mi abuela, a mi madre y a mi hija (con su Tamagotchi incluido por supuesto) en el sector de los invitados.

Ahora... ¿dónde m... estaba mi asiento? por suerte llegó mi salvador de siempre: Felipe, él había llegado convenientemente temprano y ya sabía mi ubicación (y la de todo el mundo), luego de los abrazos, cotilleos de último momento y de ver como la "pobre" jefa de carrera tenía una caída de campeonato contra la primera fila (el piso estaba en extremo resbaloso, no fue la única que tuvo ese problema) nos llamaron a todos para ocupar nuestros lugares...

Empieza la ceremonia

Como es costumbre han empezado con el área de construcción primero, mientras escuchábamos los aplausos y los nombres de ellos, nosotros nos dedicábamos a hacer apuestas para ver cual de los 3 de siempre sería quien consiguiera el "voto de distinción" que otorga la carrera, además de
ver quienes habían faltado. Luego de un laaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaargo discurso de la jefa de carrera (quien por suerte no cayó esta vez, manteniendo el equilibrio en el último momento) empezó a llamarnos uno por uno.

Veo que las filas de enfrente comienzan a pararse, para posarse a un lado del pasillo. Veo como el primero de nosotros sube, recibe el saludo de la jefa de carrera (quien tenía una sonrisa de oreja a oreja todo el tiempo, de seguro pensaba: "por fin he logrado librarme de este grupo") y... ¡¡¡sacan la foto de rigor!!! AAAAAAAAAAGGGGG, foto ¿por qué siempre foto? ¿se notará mucho si me escondo tras el diploma?

Ahora se ha levantado la segunda fila, pronto me tocará a mi. Pienso que si, que bien podría ocupar el título como escudo del mismo modo que hago con los libros (Mario, que estaba a mi lado se reía mucho de mis comentarios sobre las fotos, la aversión que les tengo es muy conocida entre mis compañeros)

Ahora había llegado nuestro turno, me levanto y me dirijo al pasillo, mientras espero que me llamen avanzo detrás de la fila y... ¡¡jodido piso!! agradeceré siempre el tener buen equilibrio y que la parte en donde estaba estuviera a oscuras, no me extraña que la jefa de carrera se hubiera resbalado tanto, no era para menos... sigo escuchando los nombres: "Sandoval... Santibañez..." ha llegado mi turno (Me doy cuenta, una vez más, que siempre habrá quien se complique con mi apellido o lo interrumpa en la mitad mientras piensa "¿cómo se supone que diga esto?"). Ha llegado el momento de la foto y Verónica (la jefa de carrera) me lo pasa y, sin soltarlo, me dice: "de esta foto no te escapas". No me dejó cubrirme con el título, lo mantuvo firme :( .

(Antes de que la pidan: la foto esa estará el jueves, no antes)

Después de la entrega de títulos vino la parte más larga de toda la ceremonia, la bendición del párroco X (eso es lo malo de realizar una ceremonia de titulación en la Universidad Católica). En verdad, creo que la famosa bendición demoró más que todo el resto de la ceremonia, ya no sabía si estaba en una titulación o en misa :S .

Hubieron muchas faltas notables: Juan, que se disculpó por trabajo; Rodrigo, que estaba fuera de la ciudad y... Yerko (lo lamento, no he podido cumplir con el encargo que me han dado, con ninguno de ellos) quien no dio explicaciones.

Ah, si hubieron más fotos, no pude salvarme de esas monstruosas máquinas ¡¡estaban por todas partes!!. La que ven es una de ellas (afuera de la Universidad) el peinado es al "talco"... tal como me dejó Felipe después de sus múltiples intentos (no pidan milagros).

AAAAAAAAAAAAAAGGGGGGGGGGGGG

Hoy sólo me falta que un perro... Entre las filas bancarias, la reparación de los lentes de mi hija, las visitas desagradables... y ahora esto... ya sé que no me aclaro. Empiezo desde el principio.

Uno de mis tíos vive con deudas, y da el número telefónico de mi casa como contacto, cosa que siempre me ha molestado, ahora está en el sur, por lo que pasan llamando las diferentes casas comerciales y los bancos. Esta tarde han vuelto a llamar... ¿no ven el problema además de que es una molestia? ahora lo verán. El muy huevón (no puedo evitar el chilenismo) ha dicho en cierta tienda comercial que esta es SU casa, por lo que dicha tienda comercial me avisa que el no pago de la deuda (desde octubre que no pagan) ha motivado una orden de embargo a MI CASA.

¡ESE MALDITO HIJO DE....! ¡SERÁ CABRÓN! (y ni siquiera es capaz de contestar al teléfono)

Ya sé que el embargo no se efectuará, por algo tengo los títulos de propiedad y lo demás, pero estoy harta de verme involucrada en estos problemas (no se como le hace pero siempre me mete él en ellos) , ahora me toca demostrar que él no vive aquí, cambiar el número de teléfono (ya no aguanto ni una llamada más) y mil y un trámites más.

¿Sería muy malo ahorcarlo?

La poesía para España (otra vez)

No se vayan a cabrear los españoles, la cosa no es en contra de ustedes, es sólo que no entiendo como libros que deberían salir primero acá (o en Argentina en este caso) se van a editar allá.

¿De qué hablo? de esto, un libro de poesías mapuches que ha salido en Sevilla, es que en verdad no lo entiendo.

Para empezar, tanto el idioma como la cultura son poco conocidas en Chile (ni siquiera quiero pensar en España), tenemos editoriales en el país (y Argentina tiene varias) como para haberlo hecho aqui, una compilación de esa clase de poesía tendría una inmediata aceptación en ambos paises; en resumen ¿qué mierda se les ha pasado por la cabeza para editar esto allá?

La única clase de "literatura" (aunque no había escritura) era la poesía antes de la colonia, desde siempre ha formado parte de su cultura, y es tan poco lo que hay publicado sobre el tema, tan poco respecto a esos poemas... ¡me parece injusto!

Tampoco es la primera vez que libros de escritores chilenos se publican allá, claro, muchos son los que viven allá (Barrios por poner un ejemplo) pero ¿y los que siguen aqui qué?. ¡Por favor! si pagamos hasta las ganas por los libros es precisamente porque tenemos que traerlos desde fuera. ¿Por qué no editar aqui? ¿por qué hacernos costosa también la cultura de aqui?

Mejor me voy a leer un rato y dejo de alegar.

Cosas

Este blog cuenta con una versión para móviles (es que estaba muy aburrida)
contador de visitas contador de visitas

Premios